exodoncia

Aunque nuestra boca está configurada para funcionar con 32 dientes, lo cierto es que existen algunos casos en los que es necesario extraer muelas o lo que en nuestra profesión denominamos exodoncia.

El objetivo de cualquier profesional de la odontología es siempre mantener las piezas naturales en la cavidad oral del paciente sin tener que recurrir a sacar ningún diente o muela, sin embargo, son muchos los casos en los que no hay posibilidad de reconstrucción debido a infecciones, enfermedades de las encías, quistes, muelas del juicio… Estamos ante la mejor alternativa cuando ya contamos con caries muy avanzadas, muelas fracturadas en profundidad o enfermedades periodontales de carácter grave en la que la endodoncia, es decir, la extirpación del nervio y la reconstrucción de la pieza dental es insuficiente.

Ahora bien, ¿qué tipos de exodoncia existen?

Aunque hablemos de sacar una muela, en realidad, existen varios tipos de extracciones.

  • La extracción simple es aquella en la que empleamos fórceps y alguna pequeña incisión en la encía.
  • La extracción de raíces que es la que tenemos que realizar cuando la corona del diente esta dañada y hay que cortar por debajo de la encía.
  • La extracción de dientes incluidos que tal y como hemos mencionado en otros artículos anteriores son aquellos que no han erupcionado y es necesaria una pequeña intervención quirúrgica en la que realizamos una incisión en la encía y eliminamos parte del hueso pa para extraerlo. Es el caso más común, sobre todo para las muelas del juicio que todavía no han terminado de salir.

La odontología ha avanzado enormemente y una extracción ya no es un proceso tan doloroso puesto que con la anestesia podemos sentir presión pero ni siquiera dolor; sin embargo, es muy importante llevar una serie de cuidados antes y después de una extracción dental y evitar así posibles infecciones que pueden complicar esta extracción, por ello:

  • No se debe tomar nada de alcohol ni los días previos a la infección ni los posteriores.
  • No se debe fumar o al menos reducir el consumo de tabaco para tener la boca lo más limpia posible antes de la extracción.
  • Se debe seguir una dieta blanda los primeros días posteriores.
  • Evitar tomar alimentos y bebidas muy calientes.
  • Llevar una higiene bucal adecuada para conseguir que el proceso de cicatrización sea lo más rápido posible.
  • Seguir las indicaciones del doctor y tomar los medicamentos que recete en caso necesario.

En la Clínica Calvo de Mora estamos muy habituados a realizar este tipo de cirugías y sabemos perfectamente el miedo que se puede llegar a sentir, por ello tenemos todo configurado para que te sientas como en casa desde el mismo momento en el que cruzas la puerta de la clínica. Nuestro equipo de profesionales médicos te darán la tranquilidad y la confianza necesaria para que este tipo de tratamientos sean todo un éxito.

Tags

© 2014 - Clínica Calvo de Mora -Todos los derechos reservados

Emergencias        682.036.001