Written by Dr. Jorge Calvo de Mora

Los efectos de la enfermedad periodontal

Ya hemos mencionado en varias ocasiones lo peligroso que es padecer una enfermedad periodontal, no sólo por los problemas estéticos que conllevan, si no también por la funcionalidad de nuestra sonrisa ya que afecta a dientes y encías.

Por desgracia, en la clínica nos encontramos con ella muy a menudo puesto que es una de las patologías orales más habituales entre la población y suele aparecer por falta de higiene, lo que provoca que se acumule gran cantidad de bacterias entre dientes y encías. Ahora bien, podemos dividir esta enfermedad en dos fases claramente diferenciadas:

  • Gingivitis. Es la primera fase y provoca la inflamación, el sangrado y el enrojecimiento de las encías. La gingivitis es un proceso reversible, pero es importante detectarla a tiempo y visitar a nuestro dentista. De lo contrario es probable que evolucione a periodontitis.
  • Periodontitis. También conocida como piorrea, suele ser el resultado de una gingivitis sin tratar. En esta fase la inflamación e infección se extiende hasta los tejidos que soportan el diente, llegando a destruir el ligamiento periodontal. Así, la periodontitis puede ser un proceso irreversible que provoca la pérdida del diente afectado.

Ahora bien, ¿cuáles son exactamente los efectos que provoca la enfermedad periodontal?

Uno de los signos más característicos es la inflamación y el sangrado de encías, por lo que si al cepillarte los dientes o comiendo por ejemplo, tus encías sangran, es momento de acudir a un profesional para poder diagnosticar un posible caso de periodontitis.

La retracción de encías es otro síntoma muy típico en esta patología en la que las encías no se regeneran de forma natural y por lo tanto la raíz del diente queda expuesta. El resultado es que al sonreír se ve gran parte de la pieza dental.

La separación entre los dientes indica que podemos estar ante un caso de periodontitis.

Y por último, la movilidad dental es la que se produce cuando la enfermedad ya está muy avanzada.

Antes de llegar a este último punto en el que lo más probable es que incluso se tengan que extraer algunas piezas dentales, lo importante es poner soluciones y acudir como siempre decimos a la prevención mediante una buena rutina de higiene dental cada día y las revisiones pertinentes para detectar esta enfermedad lo antes posible.

En caso de que ya sea tarde, nos enfrentamos a varios tipos de tratamientos según la fase de la enfermedad entre los que encontramos por ejemplo una limpieza dental profesional para los casos más leves, la endodoncia o tratamiento de conductos para salvar al diente natural y en último lugar la extracción de la pieza dental.

En la Clínica Calvo de Mora nos preocupamos de que conserves el diente natural en todos los casos por lo que tratamos de establecer los tratamientos mínimamente invasivos para lograr el objetivo.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies