El estrés es una respuesta del organismo ante una situación de alerta. Cuando se produce de vez en cuando o por temporadas no tiene porqué ser perjudicial, sin embargo, si está presente durante largas temporadas, nuestro organismo sí se puede ver afectado y la boca es uno de los foco principales pudiendo llegar a causar daños irreparables.

Uno de los mejores ejemplos lo podemos ver en todos aquellos pacientes que nos visitan en la clínica que padecen bruxismo, ya sea céntrico o excéntrico. El primero de ellos es el que se produce al apretar los dientes, mientras que el segundo es un frotamiento entre unos contra otros.

El gran problema de esta patología tan relacionada con el estrés, es que es un acto reflejo del que no somos conscientes y suele tener lugar cuando estamos durmiendo, por lo que tarde o temprano, lleva al desgaste progresivo de las piezas dentales.

Es por ello tan importante poder detectarlo a tiempo y poder establecer un tratamiento que no extienda el bruxismo dental ya que éste puede hacer que el paciente pierda hasta la sensibilidad en la zona dañada.

Ahroa bien, ¿cómo puedo averiguar si padezco bruxismo dental debido al estrés? La sensación de los pacientes es la de sentir un calambre intenso en los dientes, u otra opción mejor, acudir a nuestros especialistas maxilofaciales que detectarán si padeces esta patología y podrán poner una solución y tratratamiento para ello.

Como decimos siempre, lo ideal sería erradicar el problema desde su raíz, es decir, eliminando o controlando el estrés. Para ello existen manera de hacerlo como practicando yoga, llevando una alimentación adecuada o simplemente, intentar tomarse la vida de forma más tranquila.

Lo ideal sería que cualquier tratamiento oral en estos casos fuera a la par con algunas técnicas de relajación y mejorar no sólo la salud oral si no también el bienestar emocional del día a día.

Nosotros en la Clínica Calvo de Mora estaremos encantados de poder diagnosticar la mejor alternativa y tratamiento para tu caso de forma personalizada.