Es indudable que con la llegada de las vacaciones de verano, nuestros hábitos y costumbres van cambiando y una de las más afectadas es cada año nuestra higiene bucodental.

El pasar más horas fuera de casa y la excusa de estar de vacaciones lleva a miles de pacientes a no cepillarse los dientes después de cada comida y a beber un mayor número de bebidas azucaradas, bebidas alcohólicas o incluso fumar más que el resto del año.

Todos estos factores nos pueden pasar factura con la aparición de caries, problemas de gingivitis o inflamación de las encías, por lo que hoy os queremos dar algunas recomendaciones para prevenirlo.

– Seguir con el cepillado de nuestros dientes, al menos, tres veces al día (aunque deberíamos hacerlo cada vez que comemos).

-Debemos además utilizar el cepillo interdental y la seda dental para conseguir sacar los restos de comida que se quedan entre los dientes. Una tendencia muy común entre los pacientes es realizar cepillados muy rápidos olvidando que entre los dientes quedan siempre restos de comida y bacterias que hay que eliminar.

-Usar un colutorio o enjuague bucal con flúor.

-Beber por lo menos dos litros de agua al día.

-Moderar la ingesta de bebidas carbonatadas, ácidas, azucaradas y alcohólicas sin olvidar limpiar los dientes a conciencia tras su ingesta.

-Tener mucho cuidado con los traumatismos dentales que tanto abundan en esta época del año en la que hacemos más actividades y deportes de riesgo. Por eso no podemos olvidar utilizar siempre protectores bucales y casco.

-En el caso de los fumadores, sería conveniente controlar su consumo porque es uno de nuestros grandes enemigos para la salud oral.

-Visitar al especialista oral tanto antes como después del verano es importante para prevenir o tratar cualquier patología a tiempo.

En la Clínica Calvo de Mora, nuestro equipo de profesionales médicos está a tu disposición para revisar tu boca y darte las pautas correctas para que el verao no traiga contigo algunas patologías orales.