Ya sabéis que los implantes dentales son la mejor alternativa que existe en la actualidad a la hora de sustituir una o varias piezas dentales, sin embargo, ¿sabéis que tenéis que hacer después?

Hoy os contamos todo para que el tratamiento de implantología dental sea un éxito en su totalidad.

Comenzaremos explicando por si acaso en qué consiste un implante dental ya que no es otra cosa que una estructura con forma de cilindro y hecha de materiales de alta calidad que se coloca en el hueso maxilar para sustituir desde la raíz la pieza dental que se ha perdido recuperando la sonrisa, la función masticatoria y la oclusión.

Pero no debemos olvidar que se trata de un tratamiento que requiere de una serie de cuidados para que tengamos los mejores resultados por lo que después de la cirugía, el objetivo principal debe ser el de reducir la inflamación mediante la aplicación de frío en la zona intervenida o el uso de antiinflamatorios que puede recomendar el doctor.

Justo los días después hay que seguir una dieta blanda y realizar el mínimo esfuerzo de oclusión y masticación evitando cualquiero daño en la zona que rodea el implante. De igual manera se recomienda reducir el nivel de actividad física, guardar reposos durante las primeras horas y no beber ni fumar.

Una vez que el proceso de oseointegración ha resultado favorable y no se ha rechazado, es importante que adaptemos nuestra higiene bucal a esta nueva situación por lo que el cepillado en esta zona debe ser suave y en la primera semana hay que evitar el contacto directo en la zona intervenida con el cepillo por lo que el enjuague bucal puede ser un buen aliado para esos momentos. Una vez pasada la primera semana ya podemos comenzar a cepillar la boca como lo hacíamos anteriormente sin olvidar que la zona del implante también se limpia puesto que aquí también se acumulan bacterias que si no se limpian pueden dar lugar a una periimplantitis, es decir, la infección de los tejidos que rodean el implante que pueden obligarnos a extraerlo.

Por supuesto hay que acudir a las revisiones que nos estipule el doctor un par de veces al año y que realice el seguimiento de los implantes además del resto de la cabidad oral.

Siguiendo todas estas indicaciones, un implante dental nos puede durar toda la vida por lo que no dudes en elegir la implantología dental como la mejor técnica que existe en la actualidad para la sustitución de piezas dentales y por supuesto elígenos a nosotros, a la Clínica Calvo de Mora como los mejores profesionales para realizar este tratamiento.