Tal y como hemos comentado en artículos anteriores, se recurre a la cirugía ortognática por diferentes motivos como por ejemplo mejorar el aspecto físico en asimetrías de la cara, para tratar la apnea del suelo o también pare resolver alteraciones de la oclusión dental que no se pueden solventar con la ortodoncia. Este tipo de técnicas para recolocar los hueso del maxilar y la mandíbula son cada vez más seguras.

Se requiere un escaso tiempo de hospitalización, es más, muchas de estas cirugías se realizan de forma ambulatoria y gracias a las nuevas técnicas como la cirugía 3D y la cirugía virtual, cuenta con un alto procentaje de éxito y un mínimo de riesgo. Ésto unido a la amplia experiencia del equipo de la Clínica Calvo de Mora y los miles de pacientes atentidos sitúan a la cirugía ortognática como una cirugía de las más seguras.

Gracias a estos avances diagnósticos, podemos determinar la posición óptima en la que debe estar situado el maxilar y la mandíbula después de la cirugía. Y podemos determinar si esa posición final de los huesos es compatible con la posición final de los dientes, o si es necesario hacer ajustes dentales. Estos ajustes dentales, que se llevan a cabo mediante ortodoncia, pueden hacerse antes, después de la cirugía o en ambos momentos.

A partir del estudio tanto de los maxilares, los dientes y la estética general de la cara del paciente, es cuando se puede proceder a decidir si se lleva a cabo la cirugía y luego la ortodoncia o se sie comienza con un tratamiento de ortodoncia seguido de la cirugía y finalizado de nuevo con ortodoncia. Las posibilidades son varias, además ahora existen técnicas como Surgery First en las que el tratamiento se acorta y no es necesaria la ortodoncia previa. Todo ello depende de cada caso individual del paciente por lo que te recomendamos confiar en uno de los mejores profesionales de cirugía ortognática de España como es el doctor Jorge Calvo de Mora.