Son muchos los casos de pacientes que llegan hasta nuestra clínica con el problema de que tienen sus encías retraídas y por lo tanto desprotegidas, así que hoy os contaremos un poco más acerca de cómo podemos volver a regenerarla.

Lo primero que debemos tener en cuenta es que es peligroso para nuestra salud porque al dejar la raíz dental al descubierto podemos no solamente perder la estética de la sonrisa si no poder contraer multitud de enfermedades orales.

Así que para evitarlo como primera medida, debemos:

  • Cepillarnos los dientes de forma suave, ya que una de las causas  más comunes de su aparición es un cepillado agresivo que daña el tejido gingival.
  • Tener una buena higiene bucal puesto que la acumulación de placa bacteriana entre los dientes y encías causa también la retracción de encías en algunos pacientes.
  • Acudir a revisiones periódicas con el especialista oral puesto que si se detectan por ejemplo casos como el del bruxismo, estaremos también ante la pérdida del tejido de la encía.
  • Evitar los piercing orales puesto que se ha relacionado con la retracción gingival además de otras infecciones en la boca.
  • Evitar deportes de contacto que puedan producir golpes o traumatismos en la boca.

Si ya es tarde y padecemos la retracción de las encías y queremos recuperar la funcionalidad y también nuestra estética, es el momento de proceder a los tratamientos más habituales. Uno de ellos es tomar tenjido gingival del paciente para colocarlo en la zona donde se ha quedado desprotegido, es decir, un injerto natural del paciente para evitar rechazos y que es capaz de devolver la imagen y la funcionalidad del tejido.

También es buena opción proteger la encía sobre biofilm oral para prevenir el desarrollo de complicaciones como las caries o las enfermedades periodontales.

En algunos pacientes también se puede optar por el estiramiento de las encías, es decir, aprovecharlo para estirarlo y cubrir la raíz del diente y recuperar así el tejido sin necesidad de un injerto externo.

Así que si tienes este problema, consulta con nuestro equipo de expertos maxilofaciales de la Clínica Calvo de Mora y vuelve a sonreír, hablar, masticar sin dolor y poder tener la sonrisa que siempre has querido.