En España hoy celebramos el Día de Todos los Santos como cada 1 de noviembre en el que es tradición visitar las tumbas de los seres queridos que han fallecido y llevarles flores; sin embargo, en Estados Unidos hace años se estableció justo este día como el National Brush Day. Y a nosotros no nos extraña porque debido a la gran tradición que existe en este país con la celebración de Halloween son miles de niños y adultos los que ingieren una gran cantidad de dulces este día.

Así que nada mejor que después de halloween  podamos celebrar un día para enfatizar la importancia de llevar una buen rutina de higiene bucodental para cuidar de nuestra salud oral y más con alimentos repletos de azúcar que son los grandes productores de ácidos y los causantes del posterior desarrollo de caries en nuestra cavidad oral.

Lo que sucede realmente es que tras comer dulces este ácido se convierte en placa bacteriana acumulada entre los dientes y encías y si no llevamos una buena rutina de limpieza orla, a largo plazo, nos van a causar problemas en la boca.

Desde la asociación se preocupan sobre todo por la caries dental que es la patología oral más común en el mundo y especialmente entre los niños por lo que se recomienda:

  • Un cepillado eficaz en el que debemos incluir un cepillo de dientes en buen estado, con cerdas suaves y capaz de eliminar la placa bacteriana por lo que si es eléctrico, mejor. No podemos olvidar que en cualquier caso, es decir, tanto si usamos un cepillo manual como eléctrico, el cabezal siempre debe estar en perfectas condiciones para conseguir hacer un buen cepillado.
  • Higiene interporximal. En la Clínica Calvo de Mora, como expertos en salud oral, sabemos muy bien que ésta es una de las grande olvidadas puesto que muchos de nuestros pacientes creen que con el cepillado diario ya es suficiente para tener una buena rutina de higiene oral y descuidan por completo utilizar hilo dental, cepillos interproximal o colutorios para eliminar los restos de comida y placa bacteriana que sea cumula en las zonas más difíciles y que el cepillo no puede eliminar.
  • Limpieza de lengua. Podemos decir que la lengua es otra de las grandes olvidadas en la higiene oral cuando en realidad es una de las partes de la boca que más bacterias puede llegar a almacenar por lo que su limpieza diaria es fundamental.
  • Visita al especialista. Como solemos decir siempre es mejor prevenir que curar por lo que una visita a tiempo puede ahorrarnos muchos problemas y patologías en nuestra boca puesto que los especialistas son capaces de detectar cualquier problema a tiempo y establecer el tratamiento más adecuado.