Las tumoraciones no cancerosas o lo que es lo mismo, un tumor benigno, también pueden aparecer en la cavidad oral como resultado de crecimientos anormales en el cuerpo.

No obstante, debido a que en muchas ocasiones no presentan ningún síntoma anormal en el paciente, es recomendable hacer revisiones anuales para evaluar el estado y evitar esta sorpresa porque aunque algunos pueden llegar a desaparecer por sí solos, por regla general deben extirparse quirúrgicamente. El responsable debe ser un profesional especializado en cirugía maxilofacial que realice un resección completa de la lesión y tras ser extirpada se envíe a un anatomapatólogo para su identificación histológica y la confirmación de su benignidad.

Ahora bien, ¿cuáles tumores benignos son los más comunes?

  • Fibromas: son los tumores benignos más frecuentes presentes en la cavidad bucal que destacan por su aspecto fibroso, redondeado y su presencia en cualquier lugar de la boca como consecuencia por ejemplo del roce.
  • Angiomas: son tumoraciones benignas de los vasos sanguíneos que proviene en la mayoría de los pacientes de nacimiento aunque puede darse la posibilidad de desarrollarse también en la edad adulta. Su aspecto es más plano, de color azulado y puede ir cambiando según la presión que se ejerza sobre él.
  • Lipomas: son neoplasias benignas de células adiposas caracterizadas por un color amarillento que no presenta síntomas en el paciente.

En la Clínica Calvo de Mora estamos especializados en tratar este tipo de patologías por lo que ante cualquier aparición de pequeños bultos, se recomienda acudir a nuestros expertos en cirugía oral para que pueda hacer un diagnóstico certero y preciso.

En el otro extremo de la balanza se encuentran los casos de cáncer oral que se puede producir dentro de la boca, en los labios, en la parte posterior de la garganta, las amígdalas o en las glándulas salivales y tiene un carácter maligno.

Su origen puede provenir de factores como el tabaco, el consumo de alcohol en exceso, irritaciones crónicas, infecciones por el virus del papiloma humano o una higiene bucal deficiente, entre otros.

Y como para prevenir, siempre es importante tener a nuestro alcance la mayor información posible, os diremos que los principales síntomas de esta enfermedad son:

  • Llagas en los labios, encías o dentro de la boca que no termina de cicatrizar por sí sola.
  • Bultos o engrosamientos de la mejilla.
  • Pérdida de sensaciones en algunas partes de la boca.
  • Manchas blancas (leucoplasias) o de color rojo (eritroplasias) en encías, lengua o en el interior de la boca
  • Dificultad para masticar.
  • Sensación de obstrucción en la garganta.
  • Hinchazón en la mandíbula.
  • Cambios en la voz.

Aunque indudablemente estos síntomas de alerta no son sinónimo de esta enfermedad en todos los casos, es importante realizarse revisiones odontológicas regulares ante cualquier molestia anormal en esta región del cuerpo ya que el dolor aparece en una fase más avanzada cuando las lesiones se ulceran.

El prestigioso Doctor Jorge Calvo de Mora cuenta con la experiencia, formación y herramientas necesarias para identificar las señales de alerta de cáncer oral.