¿Sabíais que si dejáis pasar una caries ésta puede llegar hasta la pulpa del diente llena de capilares sanguíneos y de nervios produciendo un absceso dental por la infección bacteriana? En cambio, si a la mínima señal que detectamos que tenemos una caries o que nuestro odontólogo la ve, la tratamos, la pieza dental tan sólo necesitará un empaste y no se pondrá en ningún momento en peligro.

Los principales síntomas que debemos tener en cuenta son sobre todo el dolor de una muela, diente o encía que suele venir acompañado de inflamación y sangrado. Esto se puede deber a que hemos dejado un poco abandonados nuestros hábitos de higiene dental, un consumo excesivo de determinados alimentos con azúcar, vinos u otras bebidas. Así que si no quieres perder ninguna pieza dental o peor aún, terminar padeciendo enfermedades del corazón o incluso trombosis, no dudes en en estar muy atento al estado de tu boca.

Como medidas urgentes podemos establecer por ejemplo: cepillarnos los dientes no sólo tres veces al día, sino después de cada comida, por pequeña que sea. Utilizar siempre hilo dental y hacer movimientos con el cepillo en forma de círculo y sin demasiada presión que puede terminar dañando la encía. El cambio del cepillo dental también suele ser otro de los errores más frecuentes que cometéis y os debemos recordar que lo ideal es sustituirlo por uno nuevo cada tres meses.

Si no puedes dejar de consumir bebidas carbonatadas o zumos ácidos, intenta beber siempre con pajita porque así evitamos que entre en contacto completo con todas las piezas dentales y propicien aún más el desgaste del esmalte. Por spuesto, reducir el consumo de dulces también es esencial y en contrapoisición aumentar el consumo de proteínas, calcio, flúor y vitaminas A, C y D.

En la Clínica Calvo de Mora nos preocupamos sobre todo por hacer una labor preventiva para que no se tenga que llegar al punto de realizar una endodoncia o incluso tener que extraer la pieza dental.