Hoy vamos a dar a conocer otra patología relacionadas con nuestra salud oral, hablamos concretamente de la fluorosis dental que como su propio nombre indica afecta a las piezas dentales provocado por una ingesta excesiva de flúor.

Normalmente se presente en niños a los que todavía no le han salido los dientes o le están saliendo y afecta directamente a su esmalte.

Ahora bien, ¿por qué se produce esta enfermedad?

Las causas más comunes residen en ingerir mucho fluoruro contenido en el agua de algunas zonas o utilizar una pasta de dientes o enjuague bucal para adultos.

Debemos tener muy presente si tenemos hijos pequeños, las cantidades de flúor que pueden soportar, siendo los bebés los más sensibles pudiendo ingerir entre 0,5 y 0,9 mg al día ya que unos niveles superiores serían perjudiciales. En el caso de los niños de entre 1 y 3 años esta cantidad no debe superar los 1,3 mg al día, para los niños de 9 a 13 años, 2 mg al día y los adolescentes de 14 a 18 años 10 mg al día.

Los adultos por nuestra parte toleramos hasta 4 mg cada día aunque siempre tienen una mejor capacidad de absorción los hombres que las mujeres.

Teniendo en cuenta todas estas consideraciones debemos velar por que los más pequeños lleven una limpieza bucodental correcta, ya que uno de los errores de algunos padres es creer que lavándoles demasiado los dientes o incluso utilizando productos más fuertes, gozarán de una mejor salud bucodental cuando en realidad podemos estarles provocando fluorosis dental.

Estéticamente también es un problema, ya que según la gravedad de cada caso podemos encontrarnos desde líneas en los dientes, pasando por manchas blancas opacas y terminando por grandes manchas de color marrón.

2122

Una vez más, y como solemos hacer siempre, en la Clínica Calvo de Mora abogamos por la prevención de cualquier enfermedad como ésta por lo que os recomendamos:

  • Consumir agua embotellada si en la zona que vivís hay gran cantidad de flúor en ella, al menos siempre para los niños más pequeños para no superar los niveles que hemos mencionado anteriormente.
  • Evitar el uso de enjuagues dental fluorados en niños que tengan todavía menos de 6 años.
  • Consultar con nosotros si además el niño presenta un alto grade de caries.
  • Comprar pastas de dientes con concentraciones de flúor leves y recomendados especialmente para cada edad. Para hacerlo más sencillo, podemos escoger dentífricos sin flúor para niños de entre 6 meses y 2 años, de 500 ppm para niños de entre 6 12 años y de 1450 ppm en adelante.
  • Tener cuidado también con cualquier tipo de suplementos vitamínicos que suelen llevar flúor.

Y por supuesto, ante cualquier duda, nuestro equipo de expertos especializados en salud bucodental estará encantado de solventarlas.