Las maloclusiones en la mandíbula son una de las patologías más frecuentes dentro del sector de la cirugía maxilofacial por lo que es probable que si la sufres tengas dolores en las articulaciones y en los músculos llegando a experimentar cefaleas y dolores cervicales.

Sin embargo, es importante que conozcas por qué la sufres ya que puede ser por algún hábito cotidiano perjudicial para tu mandíbula que hagas diariamente, también puede ser por traumatismo físico en un accidente o bien porque es de origen genético.

¿Y si no sabes si la tienes? Es fácil, la mayoría de los pacientes que sufren una disfunción temporomandibular tienen una apertura de la mandíbula menor, les duelen los músculos de la cara y suelen presentar molestias en las articulaciones temporomandibulares, las que se encuentra cerca del oído. Por lo tanto, algunos hechos tan cotidianos como hablar o masticar se ven afectados por esta patología que, en los casos más graves desemboca en un fuerte dolor. Además el problema se agudiza aún más cuando existen unos niveles elevados de estrés

No obstante, su detección suele verse por cualquier dentista mientras realiza una revisión médica normal, aunque lo ideal es siempre acudir a un experto maxilofacial para que sea el que realice un diagnóstico certero y preciso sobre la o las articulaciones afectadas y poder así realizar el tratamiento más adecuado para eliminar el dolor desde la raíz. Entre éstos puede ser la de utilizar un bruxador o requerir de una cirugía maxilofacial que resuleva el problema a la hora de ajustar los dientes superiores con los inferiores.

disfuncion

Es importante saber que la prevención es nuestro mejor aliado, por lo que una revisión dental en niños antes de los 6 años puede ayudar a prevenir problemas futuros en este sentido ya que cuanto antes se trate, más fácil será que durante la etapa de crecimiento se vayan agudizando sus síntomas. Precisamente uno de los mayores errores que han existido en España ha sido el de tratar siempre cuando la alteración en el sistema masticatorio ya se había producido olvidando que se podía haber diagnosticado mucho antes.

En la Clínica Calvo de Mora realizamos siempre el mismo procedimiento. primero se concierta una cita mediante nuestro servicio de atención telefónico, como a través de nuestro sistema de citas online o incluso mediante las redes sociales, ya que estamos disponibles por varios canales para que siempre contactarnos sea lo más fácil para nuestros pacientes. Una vez que el paciente acude a la clínica se realiza un diagnóstico inicial explicando el problema específico y aconsejando y proponiendo las distintas soluciones existentes. Por último, llevamos a cabo un seguimiento para asegurar los buenos resultados del tratamiento realizado y conseguir así sus máximas expectativas.