El miedo al dentista todavía está muy presente en la actualidad o lo que denominamos dentro del sector la odontofobia, lo cual trae muchos problemas porque la mayoría de estos pacientes alargan su visita y empeoran la gravedad de su patología. Además de poner en riesgo su salud, para nosotros normalmente es más complicado atajar estos problemas y requerimos de un tratamiento más complejo.
Por este motivo no nos cansaremos de repetir una y otra vez la importancia de ir al especialista cuando antes ya que un problema que se puede solucionar con una simple higiene dental o empaste puede terminar en la pérdida de la pieza dental.
Después de tantos años atendiendo a miles de pacientes, en la Clínica Calvo de Mora pretendemos que el paso por nuestras instalaciones sea lo más cómodo posible, por ello, para este problema podemos ofrecer la sedación consciente que hace más agradable la visita. En realidad, se trata de un mecanismo que se puede aplicar en cualquier tratamiento que vaya a generar ansiedad en el paciente como por ejemplo la extracción de una muela, una endodoncia, una cirugía de implantes… De esta forma estamos favoreciendo la relajación del paciente y logramos reducir sus niveles de ansiedad y estrés.
Tal y como indica el propio término, la sedación consciente deja consciente al paciente durante toda la intervención aunque estará con una sensación de bienestar plena sin ningún tipo de preocupación.
Para realizar esta sedación se debe monitorizar las constantes vitales e ir suministrando el grado de sedación según cada caso mediante vía intravenosa por lo que se requiere de realizar pruebas preoperatorias para verificar si el paciente es apto para someterse a este tratamiento. Para ello se realizan algunas preguntas sobre su salud, se realizan pruebas de coagulación y un electrocardiograma ya que la seguridad del paciente es lo más importante.
Una de las preguntas más frecuentes de este tipo de pacientes es conocer los posibles riesgos y consecuencias. Pues bien, la verdad es que este tipo de sedación está muy extendida y no presenta complicaciones de gravedad, sin embargo, es importante conocer que se requieren de algunas horas hasta que el paciente se vuelva a recuperar por completo por lo que se recomienda que no conduzca en ese período de tiempo y que vaya acompañado por alguna persona de confianza.
Por lo tanto, tener miedo a acudir a un especialista bucal ya no tiene excusa porque gracias a las últimas tecnologías, material y tratamientos como la sedación consciente la visita es más cómoda.