Sí, sabemos que en pleno mes de agosto más de la mitad de españoles están de vacaciones y precisamente estrés no es que abunde mucho durante esos días, sin embargo, el resto del año llevamos un ritmo frenético entre el trabajo, los niños, los estudios… provocando en muchos unos niveles de estrés elevados que terminan afectando a nuestra salud. Pero no sólo a nivel general, también lo hace específicamente a nuestra salud bucodental.

Y es que el estrés es la respuesta del organismo a situaciones negativas dividiéndose en:

  • Euestrés. Estrés positivo que sirve de motivación para terminar de realizar tareas.
  • Distrés. Estrés negativo que se manifiesta mediante el miedo, la frustración e incluso la ira.
  • Hipoestrés. Estrés negativo que produce desesperación.
  • Hiperestrés. Se da en situaciones de sobreesfuerzo y es el causante de problemas de salud.

Aunque este último sea el más peligroso, cualquier situación de estrés puede afectar directa o indirectamente a nuestra salud bucodental, o sino, pensar en las veces que hay situaciones que os superan y comenzáis a fumar o lo hacéis más de lo normal, a beber alcohol… Este hecho de abandonar algunos hábitos saludables y tender a otras perjudiciales que creemos que nos calman nuestro estado, no nos conlleva nada más que a una acumulación de placa bacteriana que puede provocarnos diferentes patologías en la boca.

estres--644x362

Además, también nos puede afectar de forma directa ya que cuando estamos ante situaciones de estrés aumenta la segregación de la hormona cortisol provocando:

  • Irritaciones bucales: erupciones bucales a causa de bacterias y virus como son por ejemplo la candidiasis, el herpes labial y la leucoplasia.
  • Bruxismo o hábito de rechinar o apretar los dientes.
  • Xerostomía o síndrome de la boca seca provocada por la insuficiente producción de saliva.
  • Gingivitis y periodontitis.

Es importante evitar todas estas patología bucales por lo que debemos comenzar con saber enfrentar determinados capítulos de estrés sin que éstos lleguen a sobrepasarnos y que afecten directamente a nuestra salud. Para ello hay cursos y expertos que os pueden enseñar algunas técnicas de relajación que, unido a una buena rutina bucodental y prácticas saludables podemos afrontar todo lo que se nos venga encima sin tener consecuencias en nuestra salud bucal.

En la Clínica Calvo de Mora vemos cada día decenas de casos derivados de situaciones de estrés por lo que hemos creído conveniente crear específicamente un post en el blog para aconsejaremos y aunque estéis de vacaciones, tomar todo en cuenta y ponerlo en práctica para la vuelta.

¡Felices vacaciones!