La mordida abierta es una deformidad dentofacial de las más importantes ya que comporta problemas funcionales y estéticos al no coincidir los dientes anteriores y a veces los posteriores. De esta forma, en la Clínica Calvo de Mora nos encontramos con que muchos de vosotros no podéis cerrar correctamente los dientes frontales.

Esto conlleva problemas a nivel personal ya que influye negativamente sobre el autoestima, puede provocar también incontinencia labial, la alteración del ángulo mandibular, sonrisas gingival, aumento de la carga y presión intraarticular, alteraciones en el tono de las cadenas musculares o el desgaste de los dientes y encías.

Para solucionar estos problemas y evitar otros en el futuro, es recomendable tratar la mordida en fases muy tempranas. En los casos más leves, podemos solucionarlo con un tratamiento de ortodoncia, sin embargo, en los más complejos debemos acudir a la cirugía ortognática.

Ahora bien, comencemos primero identificando ante qué tipo de mordida abierta estamos según la zona donde se produzca. De esta forma nos encontramos con:

  • Mordida abierta anterior: cuando no hay contacto entre incisivos.
  • Mordida abierta posterior: en este caso no hay contacto entre molares.
  • Mordida abierta lateral: no existe contacto entre los premolares.
  • Mordida abierta completa: solamente hay contacto entre los últimos molares habiendo apertura anterior y posterior.

 Una vez tenemos localizada y diagnosticada el tipo de mordida, debemos ver cuál pude haber sido la causa de su formación. En muchos casos, proviene de origen genético y en otros de factores externos como por ejemplo chuparse el dedo, haber estado mucho tiempo con el chupete, masticar durante el crecimiento un objeto durante mucho tiempo, tener el hábito de empujar la lengua en el paladar o la falta de dientes posteriores en erupción.

¿Cómo es el tratamiento?
Nuestro equipo de profesionales médicos liderado por el Doctor Jorge Calvo de Mora se encargarán de todos los detalles y estarán contigo en cada fase del tratamiento. Con ello pretendemos conseguir adelantar la mandíbula, darle proyección, disminuir el tercio inferior facial, disminuir el ángulo mandibular, mejorar el contorno facial, la sonrisa y la proyección del labio superior.
  • Para ello, solemos proceder haciendo un análisis de todo el cráneo y poder así valorar la situación del tejido duro y blando. Gracias a las últimas tecnologías es posible hacer una recreación previa sobre cómo serán los resultados tras el tratamiento, aspecto muy valorado por vosotros porque podemos conocer vuestras expectativas y opinión para adaptarnos a lo que queréis.
  • A través de las herramientas más novedosas podemos realizar una cirugía virtual y garantizar así los mejores resultados.

¿Qué sucede si es un niño pequeño quien tiene la mordida abierta?

Tal y como hemos comentado, la detección precoz es uno de los factores más importantes para conseguir la solución definitiva cuanto antes, de hecho, una mordida abierta detectada a temprana edad se podrá solventar con un tratamiento de ortodoncia y brackets sin necesidad de someterse a una cirugía. Sin embargo, es importante eliminar los malos hábitos si los hubiese que ha ocasionado esta patología.