Y es que el refrán «Mas vale prevenir que curar» cobra más sentido que nunca en nuestra salud bucodental ya que adelantarnos a cualquier patología permitirá evitar costes de un tratamiento más complejo y sobre todo las molestias que pueda provocar una patología ya desarrollada.

Desde pequeños, hemos de recibir una odontología preventiva en la que se suele obligar a los niños a cepillarse los dientes después de cada comida, moderar su consumo de azúcar y programar algunas visitas al especialista, sin embargo, la creación de estos hábitos en la edad adulta serán los que permitan eludir patologías como por ejemplo las enfermedades periodontales causadas por una mala higiene dental y su no tratamiento a tiempo que supone la principal causa de pérdida de dientes en la actualidad.

Ahora bien, ¿cómo debe ser entonces nuestra higiene oral? Es recomendable cepillarse los dientes, como mínimo dos veces al día, utilizar el hilo dental, cepillar también la lengua y hacer uso de los cepillso interproximales para aquellas zonas de más difícil acceso donde se acumulan también bacterias. Las revisiones dos veces al año son también la forma de prevenir enfermedades donde nuestros expertos podrán detectar el inicio de cualquier problema antes de que éste se agrave. En esta línea, es adecuado también realizarse unas dos limpiezas profesionales al año para conseguir eliminar toda la placa que se acumula en la cavidad oral y también para detectar cualquier anomalía durante su ejecución.

Además de estas acciones, existen también algunos tratamientos básicos diseñados para no contraer ninguna enfermedad bucal como por ejemplo:

  • Tratamiento contra el mal aliento: la denominada «halitosis» es muy común entre los pacientes puesto que factores como el tabaco, los alimentos picantes, el alcohol o los trastornos del estómago están muy presentes en nuestra sociedad. Para evitarlo se debe moderar o eliminar por completo estos hábitos además de cepillarse muy bien los dientes y utilizar un colutorio especial para este fin.
  • Tratamiento contra la enfermedad periodontal: la enfermedad de las encías o gingivitis es la inflamación de las mismas como consecuencia de la acumulación de placa bacteriana. Es normal que si sufrimos esta enfermedad nos sangres las encías, estén de color rojizo e hinchadas, sin embargo el principal problema es que no se trate adecuadamente y evolucione hasta convertirse en periodontitis afectando también al hueso que soporta las piezas dentales. Para su tratamiento preventivo, nosotros recomendamos una limpieza dental profesional, antibióticos y colutorios de clorexhidina.
  • Tratamiento contra la caries dental: la odontología preventiva es fundamental para evitar la aparición de caries por lo que se debe controlar el tipo de alimentación en el que no se debe abusar de los azúcares o los refrescos además de llevar una exhaustiva higiene oral.
  • Tratamiento contra el cáncer oral: este tumor maligno es uno de los más temidos por su tasa de mortalidad, sin embargo, una detección a tiempo y un método de prevención como el dejar de fumar que es su principal riesgo, son imprescindibles.

Teniendo en cuenta todos estos aspectos, podemos tener una salud bucodental en perfecto estado mediante la prevención que es, sin duda, nuestro mejor aliado.

Te esperamos por lo tanto en nuestras instalaciones de la Clínica Calvo de Mora para que nuestro equipo médico pueda evaluar el estado de tu boca y poder detectar cualquier problema.