Las prótesis dentales aparecen como solución para sustituir dientes que se han perdido o se han visto seriamente dañados por diversas circunstancias. Existen diversos tipos de prótesis dentales al alcance de quien las necesites, en este post veremos cada una de ellas.

Tipos de prótesis dentales

En odontología consideramos dos grandes tipos de prótesis dentales:

  • Prótesis fija
  • Prótesis removible

Veamos en qué consiste cada una de ellas:

Prótesis fija

Las prótesis dentales fijas son las que están dentosoportadas por completo, esto quiere que decir que la prótesis va sujeta sobre los dientes del paciente.

Para realizar una prótesis fija el odontólogo talla los llamados “dientes pilares”, que son los dientes que servirán de soporte para la prótesis. Los dientes pilares se sitúan en los extremos de las zonas edéntulas (zonas sin dientes). El proceso es el siguiente: el odontólogo talla (desgasta) los dientes pilares hasta formar los llamados muñones donde posteriormente se encaja las prótesis para luego cementarla.

Al ser fijas, este tipo de prótesis ofrecen una gran sujeción y son muy duraderas. El mayor inconveniente es tener que tallar los dientes.  Las prótesis dentales fijas no pueden ser retiradas por el paciente (tiene que hacerlo un dentista), son muy parecidas a la dentición natural y se cuidan igual.

Existe una variante de prótesis fija que no va sobre los dientes, sino sobre implantes dentales de titanio que hacen la función de dientes pilares.

Los materiales más habituales para la fabricación de las prótesis fijas son circonio-porcelana, metal-porcelana o porcelana pura.

Prótesis removible

Las prótesis dentales removibles son prótesis de quita y pon, que el paciente retira a diario para limpiarlas. Existen dos grandes tipos de prótesis removibles:

Prótesis removibles metálicas: se trata de prótesis parciales dentomucosoportadas, es decir que se sujetan tanto en los dientes naturales del paciente como en su encía. Suelen tener pequeños ganchitos metálicos por los que se unen a los dientes que quedan en boca. Ahora existen también prótesis parciales sin metal que son más elásticas y que se usan en casos muy concretos (flexite).

Prótesis removibles acrílicas o completas: son las conocidas dentaduras postizas completas, a las que se recurre cuando el paciente ya no tiene ninguna pieza dental. Se sujetan, por tanto, en la encía (a veces con ayuda de un adhesivo) y normalmente están fabricadas en resina.

Las prótesis removibles no ofrecen tanta sujeción como las fijas (aunque con los cuidados adecuados no deberían dar problemas) pero por el contrario suelen ser más económicas.

Si necesitas una prótesis dental, en Clínica Calvo de Mora analizamos a fondo tu caso y te ofrecemos la mejor solución.