El 28 de enero saltaba la noticia, las clínicas dentales Funnydent cerraban de forma inesperada dejando a cientos de clientes en la estacada y a toda su plantilla sin cobrar. Un día después, Cristóbal López, era detenido acusado por estafa.

Este escándalo vuelve a poner de manifiesto los peligros de algunas franquicias dentales. Los especialistas ya han advertido de que el modelo de negocio de este tipo de clínicas pone en riesgo a los pacientes, al primar la rentabilidad por encima de la salud de los pacientes, además de precarizar la profesión del dentista.

EL COEM (Colegio Oficial de Odontólogos y estomatólogos de la primera región) ya ha anunciado que se personará como acusación particular en el caso.

¿Qué pueden hacer los afectados por Funnydent?

Los pacientes que han sido estafados por Funnydent se encuentran en una situación delicada. En ocasiones han pagado tratamientos que no han recibido o se han quedado con el tratamiento a medias.

Las recomendaciones que ofrece el COEM a los afectados son acudir en primer lugar a la Oficina Municipal de Información al Consumidor; en segundo lugar a la Policía para denunciar los hechos, y aportar para toda la documentación de la que se disponga la denuncia (presupuestos, facturas, albaranes, publicidad, etc.).

En una situación como esta además se puede acudir al Colegio de Odontólogos y Estomatólogos más cercanos para que te asesoren sobre los pasos a seguir. También es muy conveniente que contactes con alguna asociación de afectados. Las demandas colectivas son más efectivas y agilizan los plazos.

Cómo evitar caer en las redes de otro Funnydent

Muchos pacientes se ven seducidos por ofertas que prometen tratamientos dentales a precios más que competitivos. La explicación a estos bajos precios es a menudo el uso de materiales de peor calidad o tecnología que no cumple los estándares. A la hora de detectar posibles estafas, hay algunas cosas que deben ponerte en alerta:

  • Ofertas que parecen demasiado atractivas, con precios claramente por debajo de lo que ofrecen otras clínicas de la zona. SI lo ofrecen tan barato, de algún sitio tienen que recortar.
  • Exigencias de pagar una gran parte del tratamiento por adelantado.
  • Presiones para que firmes un tratamiento lo antes posible, bajo excusas como que la oferta está a punto de caducar.
  • El tratamiento no es explicado por un profesional de la odontología, sino por alguien que es más bien un comercial.
  • Retrasos en el tratamiento.
  • Falta de información y excusas.

En otras palabras, lo barato en salud dental puede acabar saliendo caro. No lo olvides.