Se han descrito muchas opciones para el tratamiento de la apnea obstructiva del sueño (SAOS). Lo fundamental, como siempre en medicina, es un correcto diagnóstico. Los neumólogos, neurólogos y fisiólogos son fundamentales en esta primera fase. Inicialmente, el tratamiento se hace con oxígenoterapia nocturna (CPAP); sin embargo, algunos pacientes no la toleran bien o el compañero sentimental lo encuentra insoportable.

Apnea del sueño, posibilidades de tratamiento

En algunos casos, las denominadas férulas de reposicionamiento mandibular, solucionan parcialmente el problema. Pero el porcentaje de pacientes que acaban teniendo dolor en la articulación temporo-mandibular o alteraciones oclusales es relativamente alto.

El único tratamiento realmente curativo de la apnea  del sueño es el quirúrgico.

Inicialmente se planteaba un abordaje quirúrgico en dos fases. En la primera fase ese recurría a cirugías menores como la plastia del paladar, (úvulopalatofaringoplastia), la septoplastia del tabique nasal o la suspensión de la lengua para adelantarla. Si estas cirugías no eran efectivas, lo que sucede en un porcentaje en torno al 50% de los casos, se recurría a la segunda fase quirúrgica.

En ésta la cirugía que se realizaba es una cirugía ortognática que adelanta tanto el maxilar como la mandíbula y una mentoplastia. Al adelantar el macizo facial, la vía aérea posterior aumenta y deja de estar obstruida por las noches.Esta cirugía indudablemente es más compleja, sin embargo su efectividad es aproximadamente del 95%.

Esto quiere decir que el paciente ya no necesita oxígeno por la noche para dormir, deja de tener sueño durante el resto del día y desaparece la clínica derivada de la apnea del sueño.

Se está produciendo un cambio en la manera en la que se tratan quirúrgicamente estos pacientes. La fase uno cada vez se usa menos y una gran mayoría de pacientes son tratados mediante cirugía ortognática directamente por su gran porcentaje de éxito.

Si padeces un síndrome de apnea del sueño y quieres valorar la posibilidad de un tratamiento definitivo, en la clínica Calvo de Mora te podemos aconsejar.

Dr. Jorge Calvo de Mora