Tanto oír hablar de implantes dentales…pero ¿Cuál es su verdadera utilidad?

Todo el mundo, y más ahora con las campañas de propaganda tan mediáticas a las que nos vemos sometidos, ha oído hablar de los implantes dentales. Pero ¿para qué sirven realmente los implantes? Lo que la mayoría de la gente conoce es que sirven para luego colocar encima los dientes.

Cuando optamos por colocar implantes dentales, para reponer dientes individuales, buscamos una estabilidad parecida o incluso superior a la de los dientes que hemos perdido.

Para reponer varios dientes no es necesario colocar un implante para cada pieza, se pueden hacer puentes para varios dientes. En muchas ocasiones con seis, o incluso cuatro implantes, podemos rehabilitar todo un maxilar. Una de sus ventajas es que con su uso, evitamos dañar o tocar los dientes adyacentes, como ocurría con los puentes tradicionales. Con ellos conseguimos nuestro objetivo que es rehabilitar tanto funcional como estéticamente el aparato estomatognático, de manera que sea duradero en el tiempo.

Implantes dentales, beneficios

Otra función típica de los implantes, es ayudar para mejorar el anclaje de las prótesis removibles. Un ejemplo típico es en los casos de gran atrofia mandibular que ocurre en el largo plazo tras el uso de prótesis completas inferiores. En ellos, la colocación de tan sólo dos implantes en la parte anterior de la mandíbula y posteriormente unos ataches adecuados que estabilicen la prótesis, pueden ser suficientes para conseguir una excelente función y estética en nuestras prótesis removibles.

Otra de las utilidades de los implantes es mantener la función y el volumen del hueso.

La simple colocación de un implante evita la normal pérdida de volumen óseo por reabsorción.

De esta forma, evitamos el deterioro de los tejidos y el aspecto de envejecimiento que aparece por atrofia, es decir, con los típicos pliegues y las arrugas de la piel.

Por último, el uso de implantes de pequeño tamaño y de microtornillos nos posibilita realizar determinados movimientos ortodóncicos, e incluso ortopédicos con un anclaje óseo fijo.

Estos movimientos son imposibles tan sólo con el uso de arcos y brackets convencionales.

En la clínica Calvo de Mora conocemos todo este gran abanico de posibilidades que nos brindan los implantes dentales y los utilizamos adecuadamente con nuestros pacientes. Consulta tu caso en concreto.

Dr. Jorge Calvo de Mora