El bruxismo es un hábito involuntario, generalmente inconsciente, que se caracteriza por el rechinar de los dientes o el apretarlos fuertemente. Puede tener graves consecuencias llegando a destruir los dientes y condicionar molestias en toda la zona, incluso dolores de cabeza. Aunque no existe una causa directa del mismo, el bruxismo aparece asociado al estrés emocional, que muchas veces también se procesa durante el sueño.

También otros factores lo condicionan como son la maloclusión dentaria, la interferencia oclusal y las alteraciones esqueléticas.

Bruxismo, ¿qué síntomas presenta?

Algunas de las consecuencias del bruxismo son las siguientes:

  • La erosión dentaria, sobre todo en los casos más leves: supone el desgaste de las irregularidades anatómicas normales de los dientes, que aparecen más aplanados.
  • Hipersensibilidad dentinaria: los dientes son más sensibles de lo normal al frío y al calor.
  • Fracturas dentarias, sobre todo longitudinales. Pueden incluso hacernos perder esa pieza.
  • Alteraciones musculares: éstas son más evidentes en los músculos de la masticación y de la cara. Fundamentalmente se presentan como disminución en la apertura oral y aumento de la anchura facial por hipertrofia del músculo masetero.
  • Dolor de oído, que en realidad se refiere al dolor de la articulación temporomandibular (ATM).
  • Dolores faciales: de cuello y de toda la cabeza.
  • Aumento de la movilidad de los dientes.
  • Ansiedad y dificultad para dormir.
  • Problemas en la estética dental por retracción de las encías.

Bruxismo, consejos para disminuir su dolor

Si seguimos unas sencillas recomendaciones, que todos podemos aplicar, se puede controlar el dolor que se produce por el bruxismo.

  • Aplicar calor en las zonas doloridas de la musculatura facial.
  • Comer cosas blandas y evitar masticar chicle.
  • Evitar la apertura oral forzada.
  • Relajar la musculatura facial evitando apretar los dientes de manera consciente.
  • Disminuir el estrés diario mediante técnicas de relajación, masajes o ejercicios de estiramiento.

Por supuesto, si el dolor persiste, es aconsejable acudir a un cirujano maxilofacial o a un odontólogo que, con medidas más específicas, logrará disminuir el dolor asociado al bruxismo.

En la clínica Calvo de Mora, nos preocupamos especialmente por estos pacientes. Si es su caso pida una cita con nosotros.

Dr. Jorge Calvo de Mora