En este post os voy a contar los casos y situaciones en los que resulta imprescindible realizar una cirugía ortgonática. La cirugía ortognática es la cirugía de las deformidades dentofaciales.

La cirugía ortognática persigue el equilibrio adecuado a todas las zonas de la cara.

La mayoría de los movimientos que realizamos en nuestra cirugía ortognática tienden a dar una mayor tensión a las partes blandas proporcionando mayor soporte óseo y dando una sensación de rejuvenecimiento facial.

El movimiento de avance maxilo-mandibular que se consigue con la cirugía ortognática es el que mas consigue este efecto. Está especialmente indicado en pacientes con casos de caras planas, con un perfil retrusivo y cuando no hay soporte de el mentón, de los labios o de los pómulos.

Como ya os he contado en post anteriores, cuando existe una alteración de los huesos del macizo facial, el tratamiento de ortodoncia por sí solo no soluciona los problemas. Es entonces cuando debemos recurrir también a la cirugía ortognática.

Casos donde se debe emplear la cirugía ortognática.

Podemos encontrarnos, a grandes rasgos, con varios prototipos de alteraciones en los que es necesario el empleo de la cirugía ortognática:

  • Si la mandíbula es pequeña, los dientes inferiores se encuentran en una posición más atrasada con respecto a los superiores, al igual que el mentón. Suele doler la articulación de la mandíbula y pueden existir dificultades a la respiración, más evidentes cuando uno está dormido.
  • Si el maxilar es pequeño (hipoplásico) el pómulo está aplanado y casi no se ven los dientes al hablar y al sonreír. Existe una cara ‘envejecida’ para la edad del paciente y mas arrugas faciales.
  • Cuando la mandíbula es muy grande, la barbilla está adelantada y los dientes inferiores muerden por delante de los superiores. La cara tiene un aspecto muy alargada y una sensación de mandíbula y mentón muy prominentes.
  • Si el maxilar superior es muy alto o grande la encía se ve llamativamente al sonreír. En este caso la cara también es alargada pero en cambio el mentón se ve pequeño. Generalmente el paciente le cuesta cerrar los labios.
  • En los casos de mordida abierta los dientes incisivos superiores e inferiores no contactan con la boca cerrada. Suele quedar un espacio y el paciente puede colocar la lengua entremedias para tragar. En casos extremos puede afectar al habla y puede haber desgaste en los molares y exceso de trabajo en la articulación de la mandíbula.

En todos estos casos se deberá utilizar la cirugía ortgonática. Los casos de asimetría facial son un mundo diferente cada uno de ellos. Los dientes, la mandíbula o el maxilar pueden estar desviados a uno u otro lado. Los pacientes tienden a modificar la posición de su cabeza para disimular el defecto, se colocan el pelo por delante, sonríen de una manera irregular.

En muchas ocasiones también puede haber molestias en la articulación mandibular.

En la Clínica Calvo de Mora estudiamos los huesos del macizo facial, las partes blandas y la dinámica de la cara para llegar a un diagnóstico lo más preciso posible y plantear el tratamiento de cirugía ortognática adecuado para cada caso concreto.

Dr. Jorge Calvo de Mora